Australia cancela visa del tenista Novak Djokovic y anuncia su deportación

El jugador llegó a Melbourne este miércoles, donde fue retenido en el aeropuerto por no rellenar el formulario correcto para la visa solicitada.

«El señor Djokovic no proporcionó las pruebas adecuadas para cumplir con los requisitos de entrada a Australia y su visa fue cancelada», dijo la Fuerza Fronteriza de Australia en un comunicado.

«La Fuerza Fronteriza Australiana continuará asegurándose que todos aquellos que lleguen a nuestra frontera cumplan con nuestras leyes y con los requisitos de entrada», agregó.

Djokovic quiere jugar en el Abierto de Australia, que empieza el 17 de este mes en Melbourne, luego de haber sido exonerado de las reglas de vacunación.

El gobierno dijo que el tenista serbio sería trasladado en avión fuera del país este jueves, pero sus abogados presentaron una impugnación el miércoles con la que lograron frenar el proceso hasta que se celebre una audiencia judicial el próximo lunes.

Este jueves, tras una vista preliminar rápida, el juez Anthony Kelly, de un tribunal de Melbourne, ordenó a ambas partes entregar durante el fin de semana sus argumentos y que serán analizados el lunes a partir de las 10 de la mañana, recoge el medio ABC.

Djokovic está retenido en el Park Hotel del barrio de Carlton, donde fue trasladado sobre las diez de la mañana (hora australiana), después de haberse pasado la noche en una de las salas del aeropuerto de Tullamarine. Y deberá permanecer allí, sin que pueda abandonar el edificio, hasta que se celebre la audiencia.

El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, acusó el miércoles a las autoridades australianas de «maltrato» hacia el tenista.

«Toda Serbia está con él y nuestras autoridades están estudiando todas las medidas para que este maltrato al mejor jugador de tenis del mundo acabe cuanto antes», escribió el mandatario en Facebook.

Muchos australianos se enojaron ante la noticia de que Djokovic pueda jugar el Abierto de Australia tras recibir una exención de las normas de vacunación contra la covid-19.

Todos los jugadores y el personal del torneo deben estar vacunados o recibir una exención de manos de un panel independiente de expertos.

Los organizadores sostienen que el actual campeón de la competición no recibió un trato especial.

Pero los australianos, algunos de los cuales todavía no pueden viajar entre estados o internacionalmente, criticaron a las autoridades, a los políticos y al propio Djokovic.

Craig Tiley, director del Abierto de Australia -el primer torneo Grand Slam de la temporada de tenis-, dijo que 26 deportistas solicitaron una exención médica y que un «puñado» de ellas se concedieron bajo las directrices marcadas por reguladores federales.

«Lo pusimos extremadamente difícil para los solicitantes, para garantizar que el proceso era el correcto y asegurar que los expertos médicos lidiaban con ello de forma independiente», le dijo Tiley a la cadena australiana Channel 9 este miércoles.

El gobierno nacional había advertido que el tenista iba a tener que demostrar al entrar al país que no puede ser vacunado.

«Si bien el gobierno (regional) de Victoria y Tenis Australia pueden permitir que un jugador no vacunado compita en el Abierto de Australia, es el gobierno de Australia el que hará cumplir nuestros requisitos en la frontera australiana», dijo en un comunicado la ministra australiana del Interior, Karen Andrews.

El primer ministro Scott Morrison había sido incluso más tajante: si el tenista no daba evidencias suficientes sería puesto «en el siguiente avión a casa».

«Australianos de diferentes estados y territorios han tenido que mostrar su récord de vacunación. No es irrazonable tener exactamente el mismo requisito para todos los que entran al país», agregó el ministro de Salud del país, Greg Hunt.

«Opuesto» a las vacunas

El torneo empieza en Melbourne el 17 de enero y Djokovic escribió el martes en Instagram: «Pasé un fantástico tiempo de calidad con mis seres queridos en las vacaciones y hoy voy hacia allí con una exención que me lo autoriza».

«¡Vamos 2022! Estoy listo para vivir y respirar tenis en las próximas semanas de competición».

El número 1 del mundo según la clasificación de la ATP no ha hablado sobre su estado de vacunación, pero en abril dijo públicamente: «Personalmente me opongo a las vacunas y no me gustaría que nadie me forzara a vacunarme para poder viajar».

En Australia hay decenas de miles de casos de covid por primera vez después de haber pasado por unas de las restricciones más férreas del mundo.

Muchos han acusado al gobierno de permitir que los ricos y famosos hagan lo que quieran mientras que las personas comunes tienen que estar separadas de sus seres queridos enfermos o moribundos.

«No me importa lo bueno que sea un tenista. Si se niega a ser vacunado, no se le debería dejar entrar», tuiteó el doctor Stephen Parnis el martes.

«Si la exención es verdad, envía un pésimo mensaje a millones que buscan reducir el riesgo de covid-19 para ellos y otros. La vacunación refleja respeto, Novak».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *