Keylor Navas, el amuleto infravalorado dentro del París-Saint-Germain

En la historia del fútbol se han presentado varios jugadores extraordinarios que ganaron de todo, que con actuaciones increíbles atrajeron a los reflectores y lograron que los ojos se pusieran sobre ellos. Hablamos de futbolistas como Pelé, Maradona, Ronaldinho, Ronaldo, Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, el propio Michael Laudrup, Alfredo Di Stéfano, Johan Cruyff; una lista interminable de hombres que dejaron una huella imborrable en el fútbol mundial. 

Aunque hemos tenido la oportunidad de disfrutar los partidos de tremendos futbolistas, a veces el fútbol también es injusto, principalmente con la posición más complicada en el campo: la del portero, el hombre que puede ir del cielo al infierno, o viceversa, en un abrir y cerrar de ojos; Sus aciertos glorifican la figura debajo de los tres palos, sus errores encierran a los guardametas en una jaula hecha de redes. 

Hay desempeños memorables de arqueros a lo largo de la historia, se les reconoce y respeta en sus clubes y selección por lo que hicieron: Gianluigi Buffon fue campeón del mundo con Italia y es uno de los máximos referentes en la historia de la Juventus, de igual forma Manuel Neuer con Bayern Munich y la selección de Alemania o Iker Casillas con España y el Real Madrid. También es sencillo traer a la memoria a porteros como Jorge Campos, el fortísimo Oliver Kahn y Lev Yashin, el único arquero ganador del Balón de Oro. 

Gianluigi Buffon Campeón de Mundo con Italia y leyenda de la Juventus. 

Y hay un centroamericano que sin ninguna dificultad puede sentarse en la misma mesa de estas leyendas, Keylor Navas, nacido en Costa Rica. Discretamente Keylor se convirtió en uno de los mejores porteros de la actualidad, tanto así que consiguió tres Champions League con el Real Madrid, siendo vital en el club merengue para lograr esa hazaña. 

Aun con ello, el Real Madrid buscó un recambio por varios años, pero la suerte siempre le sonrió a Navas, porque incluso un error administrativo evitó un intercambio entre el Madrid y el Manchester United, Keylor por David De Gea y eso le brindó a Navas la oportunidad de seguir con el máximo ganador de Champions. Se dice que el costarricense lloró de emoción al enterarse de la noticia: ya estaba a punto de tomar un vuelo a Inglaterra. 

David De Gea se quedó a minutos de ser jugador del Real Madrid. 

El valor actual del tico en el mercado es de ocho millones de euros, una suma que parece poco significativa en comparación con el precio de otros futbolistas que tienen la misma jerarquía que el portero; pero el valor de Navas va más allá de lo monetario, su aporte y legado en el fútbol de la CONCACAF, lo convierten en uno de los mejores jugadores que ha tenido esta parte del mundo. 

A pesar de que Keylor es un jugador con un tremendo nivel, no se le reconoce tanto como en su momento se hizo con otros compañeros de posición y esta temporada está cerca de otra Champions League. 

Este miércoles Navas y su actual equipo, el París-Saint-Germain lograron un pase histórico a las semifinales de Champions, le arrebataron un partido al Atalanta que ya tenía en las manos y entre el júbilo y la alegría del pase, nos olvidamos por un momento de la lesión que sacó del partido al guardameta: Keylor ha sido clave para que el club parisino haya llegado a estas instancias y su baja no le vendría nada bien al PSG. 

De cualquier forma, el costarricense es un amuleto, es un hombre que con un bajo perfil logró colocarse entre los mejores porteros de la historia, que sacó el carácter y mentalidad en los momentos más difíciles de sus clubes, ni siquiera necesitaba palabras para motivar a sus compañeros, el mensaje que transmitía su hambre de triunfo, plasmada en actuaciones bárbaras, lo entendieron bien sus compañeros; su aporte desde el exterior del terreno de juego en la búsqueda por la primera Champions League en la historia del PSG puede llegar desde el aspecto mental, en caso de que no pueda terminar las eliminatorias por su lesión muscular. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *