Molesto pueblo mexicano, por liberación de hijo del ‘Chapo’

La decisión del gabinete de seguridad del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de liberar al hijo capturado del narcotraficante más famoso del mundo, Joaquín “El Chapo” Guzmán, lo dejó con dificultades para contener el daño en medio de la indignación pública.

AMLO, como se conoce al presidente, dijo que el gobierno tomó la decisión después de que las fuerzas mexicanas fueran vencidas el jueves cuando intentaron capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Se dice que el hijo se hizo cargo de algunas operaciones criminales de su padre. El enfrentamiento, que dejó ocho muertos, ocurrió en Culiacán, la capital del estado occidental de Sinaloa.

Su secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, admitió que la operación para capturar a Guzmán López fue un fracaso. Los periodistas lo saturaron con preguntas en una conferencia de prensa en Culiacán, preguntándole si renunciaría.

Durazo se desvió, sugiriendo que podría hacerlo si llega el momento en que decide que ya no puede contribuir a asegurar la paz en el país.

“El gobierno claramente se ve mal después de esto”, escribió en un informe de investigación Daniel Kerner, analista de Eurasia Group. “Claramente no planeó ni anticipó la respuesta que generaría perseguir al hijo de uno de los líderes de drogas más notables en México, dada la influencia del cartel en la ciudad. Como tal, parece que no tenía estrategia ni coordinación”.

El incidente presenta el mayor desafío de seguridad hasta ahora para López Obrador, quien fue elegido con la promesa de detener años de violencia y ha mantenido una tasa de aprobación de más de 60 por ciento en las encuestas a pesar de una economía estancada. Los homicidios van camino a romper el récord del año pasado, según datos hasta agosto, con un aumento más de 3 por ciento, a más de 23.000.
Los miembros del cártel convirtieron el jueves a Culiacán en una zona de guerra, después de que las autoridades mexicanas rodearan a Guzmán López en una casa donde se estaba refugiando. Los tanques caseros con ametralladoras retumbaron por las calles, deteniendo el tráfico y disparando repetidamente. La ciudad estaba llena de vehículos en llamas mientras los residentes publicaban videos en Twitter de tiroteos y caos. Columnas de humo negro se alzaban sobre los edificios.
“Esta decisión fue tomada para proteger a los ciudadanos”, dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina el viernes en el estado sureño de Oaxaca. “No se puede apagar el fuego con fuego, esa es la diferencia entre nuestra estrategia y lo que los gobiernos anteriores han hecho, no queremos muertes, no queremos guerra”.

La respuesta a la violencia en Culiacán al dejar en libertad a Guzmán López envía un mensaje peligroso a los carteles de la droga de que el gobierno mexicano puede ser intimidado por ataques terroristas contra civiles, dijo Alejandro Schtulmann, quien dirige la consultora política Empra, con sede en Ciudad de México. También es vergonzoso porque la potencia de fuego del cártel de Sinaloa se ha reducido en los últimos años y palidece en comparación con la de otros grupos ascendentes, como la Nueva Generación de Jalisco.

Ahora, otros grupos que enfrenten un arresto pueden “recurrir a los mismos métodos”, dice. “Esto pudo haber abierto la caja de Pandora en el contexto de la lucha contra el crimen organizado en México”.
El caso abre una vieja herida para México, donde El Chapo escapó dos veces de prisión antes de ser recapturado y finalmente extraditado y condenado en Estados Unidos. Más de una docena de policías fueron asesinados en una emboscada en el ataque más mortal contra la policía desde que López Obrador asumió el cargo en diciembre pasado. Al menos 15 personas más fueron asesinadas en otro tiroteo con los militares en el sur del país.

López Obrador dijo que el sospechoso tenía una orden de arresto y una solicitud de extradición. Su padre fue enviado a Estados Unidos a principios de 2017, justo cuando el presidente Donald Trump estaba asumiendo el cargo.

México ha librado una guerra de décadas contra las bandas de narcotraficantes, en parte porque sirve como conector entre los países productores de cocaína en América del Sur y los consumidores en Estados Unidos.

La estrategia de AMLO se centra en el despliegue de decenas de miles de miembros de una nueva fuerza de la Guardia Nacional en las partes más violentas del país, así como la educación y los subsidios para los jóvenes. Pero la frase que ha usado para resumir su filosofía, “abrazos, no disparos”, ha sido criticada por rivales políticos y muchos analistas de seguridad como ingenua.

La liberación de Guzmán López “envía un mensaje de debilidad al chantaje de los narcos”, asegura Verónica Ortiz, abogada y copresentadora en el canal no partidista del Congreso de México. “Es particularmente grave para los militares, porque su propio comandante supremo los está debilitando. Para los ciudadanos, quedamos desprotegidos contra los delincuentes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *