Masacre en la capital deja como resultado cuatro personas muertas, entre ellas un hijo del expresidente Pepe Lobo

Tegucigalpa: Muere hijo del expresidente Porfirio Lobo en compañía de tres jóvenes más en una masacre suscitada la madrugada del jueves mientras estos se disponían a salir de un centro de diversión en la capital, ubicado a la altura del bulevar Morazán.

El sangriento hecho tuvo lugar alrededor de las 2:00 de la mañana, donde también perdió la vida un sobrino político del general en condición de retiro, Romeo Vásquez Velásquez.

A la escena del crimen se hicieron presentes ambos políticos hondureños para reconocer a sus familiares, los cuales fueron acribillados según testigos,  por sujetos encapuchados con vestimenta policial y fuertemente armados.

 “Los hijos se quieren y duelen”, expresó con palabras entrecortadas el expresidente de Honduras a los medios de comunicación, mientras se encontraba a la espera del levantamiento de los cuerpos.

Las víctimas fueron identificadas como Said Omar Lobo Bonilla (hijo también de la exprimera dama Rosa Elena, recluida en Támara) y un sobrino de la esposa del exjefe de las Fuerzas Armadas de Honduras, Luis Zelaya de 23 años, Salomón Vásquez y Norlan Enrique Rodríguez.

Las primeras versiones que trascienden es que los jóvenes venían saliendo de una discoteca cuando fueron abordados por al menos ocho delincuentes vestidos con indumentaria policial.

El exjefe castrense lamentó el repunte de violencia que atraviesa el país y la falta de una respuesta concreta que le ponga un alto a la delincuencia. “Se debe investigar apropiadamente”, urgió.

El ministro de la Secretaría de Seguridad, Ramón Sabillón también se pronunció en horas tempranas a través de una emisora de radio ya que se encuentra fuera del país, donde dijo que pondrán todas las capacidades y recursos para resolver el caso.

“Hay patrones que deben ser investigados para descubrir qué hay detrás de todo esto”, precisó el alto funcionario.

De enero a la fecha del presente año, se han registrado 30 masacres en el país,  donde en su mayoría las víctimas son jóvenes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *