‘Gordo pero saludable’ ¿Es esto un mito?

Los estándares de belleza indican que las personas delgadas y en buen estado son las que además de llamar más la atención, tienen una vida más saludable. Esta teoría ha sido debatid por años, señalando que la delgadez no siempre está asociada a la buena salud y que asegurarlo solo conlleva a que jóvenes hagan lo posible por llegar a ese estado de cualquier modo, lo que en algunos casos conlleva a que caigan en enfermedades alimenticias.

Sin embargo, un nuevo estudio señala que en definitiva, el exceso de grasa no es bueno para la salud y que por lo tanto quienes suelen usar la conocida frase “gordo pero saludable” se equivocan. Para los expertos esto es solo un mito.

Los investigadores de la Sociedad Europea de Cardiología dicen que la teoría que sugiere que una persona con sobrepeso que se mantiene activa puede contrarrestar los efectos negativos de la obesidad, es totalmente falsa. Incluso, señalan que las personas que tienen sobrepeso y hacen ejercicio sufren de una peor salud cardíaca.

Un análisis reciente de datos de más de 520.000 adultos sugiere que el ejercicio ayuda a reducir las probabilidades de desarrollar hipertensión y diabetes. A pesar de lo anterior y de que el movimiento de positividad corporal defienda la noción de que el peso tiene menos relación con la salud en general, los investigadores encuentran que el sobrepeso aumenta significativamente el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

De hecho, en comparación con las personas inactivas de peso normal, aquellos que son activos y obesos tienen el doble de probabilidades de tener el colesterol alto, así como cuatro veces más de probabilidades de tener diabetes y cinco veces más probabilidades de tener presión arterial alta.

Al respecto, el Dr. Alejandro Lucía de la Universidad Europea de Madrid, a través de un comunicado de prensa, aseguró que “no se puede estar ‘gordo pero sano’” y añadió que este estudio “fue el primer análisis a nivel nacional que mostró que no es probable que la actividad física elimine los efectos perjudiciales para la salud del exceso de grasa corporal. Nuestros hallazgos refutan la noción de que un estilo de vida físicamente activo puede anular por completo los efectos nocivos del sobrepeso y la obesidad “.

Así mismo, el grupo de expertos agregó que hay cierta evidencia de que la aptitud física, es decir, la capacidad que presenta una persona a la hora de realizar algún tipo de actividad física, podría reducir el impacto del exceso de peso corporal en la salud del corazón.

Esta conclusión ha conllevado al debate sobre si “gordo, pero en forma” podría ser similar a ser “delgado, pero no apto” en lo que respecta a la salud del corazón.

“Esto ha llevado a propuestas controvertidas de políticas de salud para dar prioridad a la actividad física y la aptitud por encima de la pérdida de peso. Nuestro estudio buscó aclarar los vínculos entre la actividad, el peso corporal y la salud del corazón “, según explicación médica.

Según lo anterior, durante la investigación se examinaron a 527.662 adultos trabajadores asegurados por una gran empresa de prevención de riesgos laborales en España con una edad promedio de 42 años y de los cuales, un poco menos de un tercio eran mujeres.

Para realizar el estudio, los investigadores separaron a los participantes en tres grupos de peso: el primero conformado por las personas de “peso normal” (42 por ciento), el segundo por quienes tenían “sobrepeso” (41 por ciento) y por último los trabajadores calificados como “obesos” (17 por ciento).

Para determinar si las personas objeto de estudio estaban haciendo suficiente ejercicio , los investigadores utilizaron las pautas de la Organización Mundial de la Salud de 150 minutos por semana de caminata o al menos 75 minutos por semana de actividades más vigorosas como trotar.

De acuerdo a esto, los autores del estudio también agruparon a los participantes por nivel de actividad; lo que pudo identificar quienes eran “regularmente activas”, “insuficientemente activas” o “inactivas”.

Los resultados arrojaron que aunque los efectos positivos del ejercicio en la salud son innegables, la pérdida de peso es mejor para evitar los riesgos que conllevan sufrir de sobrepeso u obesidad.

“Más actividad es mejor, por lo que caminar 30 minutos al día es mejor que caminar 15 minutos al día”, indica el Dr. Alejandro Lucía y añade que “el ejercicio no parece compensar los efectos negativos del exceso de peso. Este hallazgo también se observó en general tanto en hombres como en mujeres cuando se analizaron por separado“.

Además, enfatizó en que la lucha contra la obesidad y la inactividad es igualmente importante y por lo tanto debería ser una batalla conjunta. “La pérdida de peso debe seguir siendo un objetivo principal de las políticas de salud junto con la promoción de estilos de vida activos “, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *