Pepino y brócoli posibles curas contra el envejecimiento

Llegar a una edad avanzada pero con un cuerpo joven es una de las mayores aspiraciones de la humanidad principalmente en las mujeres y quién no ha deseado en algún momento de la vida descubrir la fuente de la eterna juventud.

Pero hay buenas noticias para contrarrestar el envejecimiento, de acuerdo a una nueva investigación realizada por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Washington (en San Luis, Missouri) y publicada en la revista Cell Metabolism, una enzima que se encuentra presente en alimentos como el brócoli, el pepino y la col, podrían ser la clave para aliviar algunos de los padecimientos crónicos que surgen con el envejecimiento.

El estudio, en el que también participan científicos de la Universidad Keio en Japón, fue hecho en ratones y sus resultados no pueden extrapolarse a los seres humanos, pero se trata de un descubrimiento que puede abrir un nuevo campo en el ámbito de la longevidad y la salud.

El prometedor compuesto es una enzima, llamada NMN (nicotinamide mononucleotide) que al ser administrada a ratones dinamiza su metabolismo y reduce efectos asociados a la oxidación y el envejecimiento.

Por ejemplo, no ganan peso, procesan mejor el azúcar en la sangre (una cuestión clave para los pacientes de diabetes), tienen un mejor sentido de la vista y se previenen ciertos cambios genéticos asociados con la edad.

Y aunque en el estudio no se registró si los ratones participantes vivieron más que otros, al presentar menos problemas vinculados al envejecimiento se infiere que lograron una longevidad mayor, al menos de modo potencial.

Con todo, no se pueden echar las campanas al vuelo y, aunque puede resultar delicioso o fatigoso para muchos iniciar una dieta cargada de brócoli, pepinos y otras verduras ricas en NMN, falta mucho para identificar con claridad si los resultados apreciados en ratones pueden, o no, darse también en los humanos expuestos a la citada enzima.

No existe, por tanto, todavía el ‘Pepino de la eterna juventud’, pero se han dado pasos alentadores con el objetivo de encontrar vías de mitigar algunos de los efectos del envejecimiento y por consiguiente, de aumentar la duración de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *